Quizás muchos de vosotros penséis, claramente NO.

Si os digo que estas tazas pertenecen a una pareja que le gusta tanto viajar, que no sólo está New York en sus desayunos,sino también París en su salón, y Santorini en sus estanterías. ¿Seguiríais pensando lo mismo?

Comentarios

Comentarios