boda-en-hotel-san-prudentzio0001

Una boda entre viñedos, calor y con vistas al mar que no defraudo por el sentimiento y diversión que hubo en todo momento. Así podríamos resumir la boda de Miren y Beñat, que eligieron el Hotel San Prudentzio (Guetaria, Gipuzkoa) como escenario perfecto para su celebración.

Esta pareja de vascos que parecían parcos en palabras nos sorprendieron con una boda en la que no faltó de nada. Zarautz fue el inicio de nuestro periplo, con los preparativos de Miren en casa de sus aitas. Como fotógrafos de boda nos encanta que los novios os rodeéis de los vuestros para empezar bien el día (aunque estén muy nerviosos).

Para la ceremonia eligieron la espectacular Basílica de Loyola, que nos brindó un día azul como pocos en verano y nos resguardo entre sus muros del calor que hizo aquel mediodía. De vuelta a Guetaria el Hotel San Prudencio nos reservaba la parte más simpática del día. El recibimiento no pudo ser mejor con la decoración a cargo de 20 eventos y el cátering del cocinero Francis Paniego.

La música fue otra de las protagonistas de la boda. Beñat y sus amigos nos sorprendieron en el aperitivo con unos temas acompañados con una guitarra. Sin embargo la sorpresa principal vino en el baile. El novio dedicó a Miren un pedazo de baile junto con su cuadrilla, rompiendo todos los tópicos sobre los vascos y el baile. ¡¡Qué marcha!!. Con una Food Truck sirviendo la cena y el atardecer de Getaria terminamos esta inolvidable boda.

 

Comentarios

Comentarios