Quién nos iba a decir hace unos años que íbamos a hacer una boda en Valencia!. Vivimos en una sociedad global y nuestras fotos acaban llegando a todos los rincones del mundo. Este año nos toca hacernos a la carretera, pisar aeropuertos… y estamos encantados. Nos viene genial para conocer nuevos lugares y tradiciones que estimulen nuestra creatividad. Muchos nos preguntan, ¿acaso no hay fotógrafos de boda en Valencia? Por supuesto, y muy buenos. Sin embargo hoy en día las parejas buscan a su fotógrafo por su estilo y filosofía, más allá del lugar donde residan.

La boda de Cristina&Santi la comenzamos con los preparativos de Cristina. ¡Como nos gustan las bodas de tarde!. Sobre todo porque la novia puede vivir su boda sin tantas prisas y disfrutando de cada momento. Como fotógrafos nos encanta estar con los novios en los preparativos, porque es un momento distendido en el que podemos retratar mejor la personalidad de los novios y sus amigos y familiares. Otra ventaja de casarse por la tarde es gozar de una temperatura más agradable, más si la boda tiene lugar en la mitad-sur de España.

Tras dar el ¡Sí Quiero! en la catedral de Valencia, los novios se dirigieron a la Masía Aldamar en un flamante Cadillac (Sauclass). Cuando llegaron aprovechamos para realizar unas fotos de pareja. ¡Cómo nos gustan las velas y luces puntuales de estas fincas!. Además de lucir muy bien en las fotos crean un ambiente íntimo que nos encanta. Una boda en Valencia no sería tal sin un sello tan propio como los fuegos artificiales y petardos. Un pregón espectacular que anunciaba que tocaba mover las caderas.

Muchísimas gracias Cristina, Santi y a todos los invitados de la boda por cuidarnos tanto y hacernos sentir como en casa.
Un abrazo, Unai y Xabi.

 

Comentarios

Comentarios