Muchos colegas y conocidos saben que los mandrágoros no somos muy dados a estar buscando lugares lejanos para realizar sesiones de fotos. Somos unos tíos prácticos y por suerte, muy ocupados. Viajar nos conlleva un trastorno de agenda y cerebros, que no nos emociona demasiado. Sin embargo, cuando hay motivos sentimentales de por medio vamos a muerte con nuestros novios y al final nos vamos siempre con muy buen sabor de boca. Es el caso de Iera y Pau, que quisieron hacer su Post boda en Londres.

Os tenemos que ser sinceros, las Post Bodas no nos emocionan en absoluto. Son fotos sueltas de novios en sitios sin historia y es algo que se sale un poco de nuestro manual de estilo. Muchos de nuestros colegas las hacen genial y nos encantan, pero a nosotros nos suele faltar el contexto, la historia y los allegados que solemos encontrar en las bodas.

Esta vez nuestra idea predefinida de Post boda se fue al garete, cosa que nos entusiasma. Una post Boda convertida en viaje, donde convives con gente tan agradable que te hace sentir como uno más de la familia. ¡Queremos más post bodas así!. Post Bodas de convivencia, sin prisas, sin trajes de novios y con charlas alrededor de una mesa. Toda una aventura en la ciudad, donde combinamos reportaje urbano, reportaje familiar y street photography. Una mezcla explosiva de colores, emociones y recuerdos en los que tanto actores principales y secundarios formamos parte imprescindible de la historia. Por ello nos hemos incluido también en el reportaje.

Chicos! Familia! Un absoluto placer teneros como amigos y compañeros de equipo. Así sí nos gustan las post bodas, a pesar de mis enfados por perder el avión ajajjaja!

Fotos realizadas en Londres. Restaurante Ametsa de Helena Arzak y The Montcalm London Marble Arch

Comentarios

Comentarios